lunes, 3 de junio de 2013

Bachillerato unifcado Ecuador

Bachillerato General Unificado
Según el artículo 43 de la LOEI, el Bachillerato General Unificado comprende tres años de educación obligatoria, a continuación de la Educación General Básica.
El BGU tiene como propósito brindar a las personas una formación general y una preparación interdisciplinaria que las guíe para la elaboración de proyectos de vida y en la integración a la sociedad como seres humanos responsables, críticos y solidarios. Desarrolla en los estudiantes capacidades permanentes de aprendizaje y competencias ciudadanas, y los prepara para el trabajo, el emprendimiento, y para el acceso a la educación superior.
Los estudiantes de Bachillerato cursarán un tronco común de asignaturas generales y podrán optar por una de las siguientes opciones:

a. Bachillerato en Ciencias: además de las asignaturas del tronco común, ofrecerá una formación complementaria en áreas científico-humanísticas; y,
b. Bachillerato Técnico: además de las asignaturas del tronco común, ofrecerá una formación complementaria en áreas técnicas, artesanales, deportivas o artísticas que permitan a los estudiantes ingresar al mercado laboral e iniciar actividades de emprendimiento social o económico. Las instituciones educativas que ofrezcan este tipo de Bachillerato podrán constituirse en unidades educativas de producción, donde tanto los docentes como los estudiantes puedan recibir una bonificación por la actividad productiva de su establecimiento.
El artículo 44 de la LOEI establece la creación de los bachilleratos complementarios.
Los bachilleratos complementarios son aquellos que fortalecen la formación obtenida en el Bachillerato General Unificado. Según lo establece el artículo 44 de la LOEI, son de dos tipos:
a. Bachillerato Técnico Productivo: Es complementario al Bachillerato Técnico, es de carácter optativo y dura un año adicional. Tiene como propósito fundamental desarrollar capacidades y competencias específicas adicionales a las del Bachillerato Técnico. Puede ofrecerse en los mismos centros educativos donde funcione el Bachillerato Técnico, los cuales también podrán constituirse en unidades educativas de producción; y,
b. Bachillerato Artístico: Comprende la formación complementaria y especializada en artes; es escolarizada, secuenciada y progresiva, y conlleva la obtención de un título de bachiller en Artes en su especialidad que habilitará exclusivamente para su incorporación en la vida laboral y productiva, así como para continuar con estudios artísticos de tercer nivel. Su régimen y estructura responden a estándares y currículos definidos por la Autoridad Educativa Nacional.
Según el artículo 45 de la LOEI, todos los títulos de Bachillerato emitidos por la Autoridad Educativa Nacional están homologados y habilitan para las diferentes carreras que ofrece la educación superior.

Fundamentos

Propuesta general
El Ministerio de Educación del Ecuador crea el Bachillerato General Unificado con el propósito de ofrecer una mejor educación para todos los jóvenes ecuatorianos. El triple objetivo de este Bachillerato es preparar a los estudiantes para la vida y la participación en una sociedad democrática, para sus estudios postsecundarios y para el mundo laboral y del emprendimiento.
Para que los estudiantes estén preparados para estos grandes retos, necesitarán, como mínimo, ser capaces de pensar rigurosamente, comunicarse efectivamente (que implica poder expresarse por escrito con corrección y claridad), razonar numéricamente, utilizar herramientas tecnológicas, comprender su realidad natural y su realidad social, actuar como ciudadanos responsables de una sociedad democrática deliberativa y participativa, manejar sus emociones y sus relaciones sociales, cuidar de su salud y bienestar personal, llevar adelante formas de emprendimiento económico, social o cultural, y aprender por el resto de sus vidas.
Para ello, se propone que todos los estudiantes adquieran aprendizajes básicos comunesmediante un programa de estudios generales. Además, se ofrecerán asignaturas optativas que permitirán a algunos estudiantes profundizar en áreas científicas, y también se ofrecerán módulos adicionales que permitirán a otros estudiantes adquirir competencias laborales en distintas áreas profesionales.
Lo importante es que la elección de una u otra opción de estudios no limita las opciones futuras de los bachilleres: todos deberán estar preparados para la vida y para participar en una sociedad democrática, para continuar con estudios superiores, y para integrarse al mundo laboral o del emprendimiento.
Justificación de la propuesta
El Estado ecuatoriano busca proveer una educación de calidad para todas las personas, por lo cual resulta indispensable contar con un sistema educativo general que ofrezca, al menos, ciertos aprendizajes básicos comunes, necesarios para alcanzar la calidad anteriormente mencionada.
En particular, para alcanzar esta calidad educativa, el MinEduc propone un nuevo Bachillerato: el Bachillerato General Unificado (BGU). Las razones son las siguientes:
a. Debido a la excesiva dispersión de su oferta curricular, los bachilleratos existentes no permiten garantizar un perfil de salida con aprendizajes básicos comunes para todos los bachilleres ecuatorianos, lo cual impide que tengan acceso a las mismas oportunidades.
b. El actual sistema exige una especialización prematura y una hiperdiversificación, lo cual a menudo resulta en que los estudiantes cometen errores de elección que les afectan por el resto de la vida.
c. Los currículos de este nivel carecen de articulación con los niveles de EGB y educación superior.
d. El actual Bachillerato en Ciencias, cuyos planes y programas de estudio datan de fines de los años setenta, está desactualizado y es poco pertinente para las necesidades del siglo XXI.
En el siguiente cuadro se enumeran los principales problemas del actual Bachillerato y se mencionan las soluciones propuestas en el nuevo Bachillerato:
Problemas
Soluciones propuestas
Causas
Efectos
Excesiva dispersión curricular.
No existen aprendizajes básicos comunes para todos los bachilleres (existen muchos tipos de bachillerato y cada colegio ofrece diferentes programas de estudios).

Esto hace muy difícil que un estudiante pueda pasar de un colegio a otro.

Las oportunidades de trabajo o de estudios superiores de los estudiantes son limitadas.
Se propone la existencia de untronco común de asignaturas que procurarán la adquisición de aprendizajes básicos comunes para todos los estudiantes, lo que les permitirá acceder a las mismas oportunidades laborales y de estudios superiores. Así, además, el cambio de colegio no será un problema.
Especialización prematura e hiperdiversificación.
El actual sistema obliga a los estudiantes a elegir una especialización a una edad muy temprana (14 o 15 años) en función de lo que creen que harán el resto de sus vidas profesionales, y esta elección prematura suele traer como consecuencia errores vocacionales que se trasladan a las opciones de estudios postsecundarios. Esto tiene además otras consecuencias negativas:
(1) limita las oportunidades de los estudiantes, con lo que se perpetúa la inequidad social, y
(2) los estudiantes no logran desarrollar capacidades básicas en todas las áreas del saber, con lo que no se forman como seres humanos integrales.
Aunque con el Bachillerato General Unificado los estudiantes podrán conocer más acerca del área de su interés a través de asignaturas optativas y módulos técnicos, esta profundización no limitará sus oportunidades, puesto que el tronco común de asignaturas garantiza la adquisición de aprendizajes básicos comunes.
Escasa articulación con los niveles de EGB y educación superior.
Dada la falta de articulación entre las partes del sistema, las universidades suelen ofrecer cursos de nivelación para bachilleres, gastando así valioso tiempo y recursos.
El Bachillerato General Unificado se articulará con la EGB y la educación superior.
Sobrecarga de contenidos, metodología inadecuada, y falta de relevancia y actualidad.
Existen varias posibles consecuencias de este problema; una de ellas es la deserción escolar, y otra, el bajo rendimiento académico de los estudiantes.
El BGU tiene una propuesta curricular y pedagógica que incluye contenidos y metodologías más actualizadas y relevantes.

Perfil de salida del bachiller

Como se ha dicho, el Bachillerato General Unificado pretende formar jóvenes preparados para la vida y la participación en la sociedad democrática, para la continuación de futuros estudios, y para el trabajo y el emprendimiento. El estudiante que se gradúa de bachiller deberá ser capaz de hacer las siguientes tareas:
Pensar rigurosamente
Pensar, razonar, analizar y argumentar de manera lógica, crítica y creativa. Además: planificar, resolver problemas y tomar decisiones.
Comunicarse efectivamente
Comprender y utilizar el lenguaje (oral y escrito) para comunicarse y aprender, tanto en la lengua propia como en una lengua extranjera. Expresarse por escrito en la lengua propia con corrección y claridad. Además, utilizar el arte como manera de expresar, comunicar, crear y explorar la estética.
Razonar numéricamente
Conocer y utilizar las matemáticas y la estadística para la formulación, análisis y solución de problemas teóricos y prácticos.
Utilizar herramientas tecnológicas
Utilizar herramientas y medios tales como las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para comprender la realidad circundante, resolver problemas y manifestar su creatividad.
Comprender su realidad natural
Entender, participar de manera activa, resolver problemas y crear dentro del ámbito natural. Por ejemplo, comprender el método científico y conocer la interpretación científica de fenómenos biológicos, químicos y físicos, y aplicar estos conocimientos en su vida cotidiana. Saber sobre conservación ambiental, y adquirir conciencia de sus responsabilidades con el ambiente.
Comprender su realidad social
Entender, participar de manera activa, resolver problemas y crear dentro del ámbito social. Por ejemplo, aprender sobre sistemas políticos, económicos y sociales a nivel nacional e internacional y aplicar estos conocimientos a su vida cotidiana.
Actuar como ciudadano responsable
Regirse por principios éticos que le permitan ser un buen ciudadano: cumplir con sus deberes, conocer y hacer respetar sus derechos y guiarse por los principios de respeto (a las personas y al ambiente), democracia, paz, igualdad, tolerancia, inclusividad, pluralismo, responsabilidad, disciplina, iniciativa, autonomía, solidaridad, cooperación, liderazgo, compromiso social y esfuerzo.
Manejar sus emociones y sus relaciones sociales 
Manejar sus emociones, entablar buenas relaciones sociales, trabajar en grupo y resolver conflictos de manera pacífica y razonable.
Cuidar de su salud y bienestar personal
Entender y defender su salud física, mental y emocional, lo cual incluye su estado emocional, nutrición, sueño, ejercicio, sexualidad y salud en general.
Emprender
Ser proactivo y ser capaz de concebir y gestionar proyectos de emprendimiento económico, social o cultural, útiles para la sociedad. Además, formular su plan de vida y llevarlo a cabo.
Aprender por el resto de su vida
Acceder a la información disponible de manera crítica; investigar, aprender, analizar, experimentar, revisar, autocriticarse y autocorregirse para continuar aprendiendo sin necesidad de directrices externas. Además, disfrutar de la lectura y leer de manera crítica y creativa.




Propuesta BGU
La propuesta del Bachillerato General Unificado incluye los siguientes elementos:

1. Nueva estructura

El Bachillerato dura tres años lectivos, de acuerdo con el calendario que rige para cada régimen escolar.
El año lectivo puede ser organizado por semestres o por años.
El plan de estudios debe aplicarse como mínimo en 40 períodos de clases semanales al año, si bien los colegios pueden incluir horarios complementarios de acuerdo a sus necesidades específicas.
El tronco común tiene 35 períodos de clase semanales al año.
Los períodos de clase son de mínimo 40 minutos.
2. Malla curricular actualizada

El Bachillerato General Unificado propone una estructura curricular en la que se parte de un tronco común de aprendizajes básicos que todo bachiller debería dominar. Complementando el currículo común, los estudiantes tendrán posibilidades de explorar su orientación vocacional a través de las asignaturas optativas o módulos técnicos.
En consecuencia, se modificó el Bachillerato en Ciencias, tanto en su versión general como en sus versiones especializadas (Física y Matemática, Química y Biología, y Ciencias Sociales), y se propusieron varias asignaturas optativas en las cuales los bachilleres podrán profundizar su aprendizaje.
Simultáneamente, se reformuló el currículo del actual Bachillerato Técnico, eliminando de él todas las asignaturas generales (que se reemplazaron por el tronco común del BGU), y adaptando a un nuevo formato los módulos correspondientes a los aprendizajes técnicos especializados.
El desarrollo curricular que se propuso ha sido pensado para lograr un acercamiento efectivo, práctico y coherente  de lo que aprenderán los estudiantes. Por ello se lo formuló, consultando y validándolo con especialistas, educadores, científicos y otros ciudadanos que orientaron la determinación de objetivos, contenidos, metodologías y formas de evaluación.




Propuesta pedagógica

Antiguo Bachillerato
Nuevo Bachillerato
Aprendizaje
Absorber y memorizar información, y después demostrar en un examen qué es lo que recuerda.
Formación en conocimientos, procedimientos y actitudes con énfasis en destrezas con criterios de desempeño. El aprendizaje es duradero, útil, formador de la personalidad y aplicable a la vida.
Exigencias de la actualidad

- Aprendizaje interdisciplinario.
- Educación diferenciada.
Rol del docente
Transmitir conocimientos.
Guiar, orientar y estructurar el aprendizaje de los estudiantes.
Rol del estudiante
Recibir conocimientos.
Activo protagonista del aprendizaje.
A fin de alcanzar los objetivos propuestos en el Bachillerato General Unificado, es necesario también realizar un cambio de concepción pedagógica. En muchas ocasiones, la enseñanza en Bachillerato se ha dado con una visión tradicional de la educación, en la que el docente es la persona que posee el conocimiento y lo transmite a los estudiantes. En estos casos, el deber del estudiante es recibir la información, memorizarla y poder demostrar que la recuerda en alguna prueba. El nuevo Bachillerato pretende romper con este esquema y propone uno que considera que el aprendizaje no es, como señala el modelo anterior, un simple absorber y recordar conocimientos. Más bien, es una formación en conocimientos, procedimientos y actitudes. El aprendizaje, bajo esta visión, debe ser duradero, útil, formador de la personalidad de los estudiantes y aplicable a su vida cotidiana. En este sentido, la propuesta se basa en la construcción de “destrezas con criterios de desempeño” para desarrollar las habilidades cognitivas de los estudiantes aplicadas en distintas realidades, y demostrando, al evaluar precisamente los criterios de desempeño, la aplicación constante de valores en su práctica educativa.
Para ello se requiere, en primer lugar, tomar en cuenta las experiencias y los conocimientos anteriores con los que se desenvuelve el estudiante, puesto que el aprendizaje significativo y duradero sucede cuando este conecta el aprendizaje nuevo con sus conocimientos previos. También requiere de una contextualización del aprendizaje en una tarea auténtica de la vida real, y que el estudiante comprenda el sentido y el  propósito de lo que está aprendiendo.
Adicionalmente, las características del mundo contemporáneo demandan formas específicas de aprendizaje. Primeramente, es necesario que el aprendizaje sea interdisciplinario. Para ello se requiere que la organización de los contenidos que se abordarán no sea un listado de temas sin relación alguna entre ellos, sino que tenga coherencia al interior de la propia asignatura o área científica –en relación con los demás contenidos y procedimientos de la propia asignatura–, pero también se muestren las relaciones con las demás asignaturas. Además, una importante necesidad de la educación en la sociedad contemporánea es la construcción de currículos flexibles que se adapten a la gran variedad de la demanda social, a las necesidades de una población joven ecuatoriana también diversa, y por último, a la diversidad de formas de aprendizaje presentes en el aula.
Con esto, el rol del docente viene a ser el de un guía que orienta al estudiante en su aprendizaje. Su rol es definir objetivos de aprendizaje y para qué enseñarlos –y compartirlo con el estudiantado–, ofrecer experiencias de aprendizaje que permitan a los estudiantes alcanzar los objetivos (lo que incluye recursos y materiales), y realizar un proceso de evaluación (que incluye la autoevaluación) para mejorar la enseñanza-aprendizaje.
El  estudiante pasa a ser el protagonista de su aprendizaje: debe construir, investigar, hacer, actuar, experimentar y satisfacer su curiosidad para aprender.


















Bachillerato en Ciencias

Brinda las herramientas para que los estudiantes puedan, al terminar sus estudios, optar por desarrollar un emprendimiento en diversas áreas, tener una preparación para continuar sus estudios postsecundarios y estar preparados para ser ciudadanos críticos y democráticos.
Los estudiantes que optan por especializarse en ciencias, además del tronco común, deben cumplir 5 horas semanales de asignaturas definidas por la institución de acuerdo a su propia naturaleza.
En tercer año deberán tomar una asignatura de 3 períodos académicos dedicados a la investigación de Ciencia y Tecnología, y 12 períodos semanales de asignaturas optativas, divididas en tres asignaturas de su elección (con base en la decisión tomada por cada institución sobre la oferta que realiza el Ministerio de Educación. Ejemplo: Matemática superior, Lectura crítica, Psicología o Química industrial).

Mallas curriculares

Asignaturas de primer año de Bachillerato General Unificado
Los estudiantes que opten por el Bachillerato en Ciencias, además del tronco común, deben cumplir con 5 períodos académicos semanales de asignaturas definidas por la institución de acuerdo a su proyecto e identidad institucional.
En el caso de los estudiantes que opten por el Bachillerato Técnico, además del tronco común, deben cumplir con 10 períodos académicos semanales para desarrollar los módulos de formación técnica correspondientes a cualquiera de las figuras reconocidas por el Ministerio de Educación que sean ofertadas en la institución educativa.
Se aplica así el plan de estudios para las dos modalidades de Bachillerato: Bachillerato en Ciencias con 40 períodos académicos semanales en cada año; Bachillerato Técnico con 45 períodos académicos semanales en cada año.
Asignaturas de segundo año de Bachillerato General Unificado
Los estudiantes que opten por el Bachillerato en Ciencias, además del tronco común, deben cumplir con 5 períodos académicos semanales de asignaturas definidas por la institución de acuerdo a su proyecto e identidad institucional.
En el caso de los estudiantes que opten por el Bachillerato Técnico, además del tronco común, deben cumplir con 10 períodos académicos semanales para desarrollar los módulos de formación técnica correspondientes a cualquiera de las figuras reconocidas por el Ministerio de Educación que sean ofertadas en la institución educativa.
Se aplica así el plan de estudios para las dos modalidades de Bachillerato: Bachillerato en Ciencias con 40 períodos académicos semanales en cada año; Bachillerato Técnico con 45 períodos académicos semanales en cada año.
Asignaturas del tronco común de tercer año de Bachillerato General Unificado

Los estudiantes que opten por el Bachillerato en Ciencias, además del tronco común, deben cumplir con 5 períodos académicos semanales de asignaturas definidas por la institución de acuerdo a su proyecto e identidad institucional.
En el caso de los estudiantes que opten por el Bachillerato Técnico, además del tronco común, deben cumplir con 10 períodos académicos semanales para desarrollar los módulos de formación técnica correspondientes a cualquiera de las figuras reconocidas por el Ministerio de Educación que sean ofertadas en la institución educativa.
Se aplica así el plan de estudios para las dos modalidades de Bachillerato: Bachillerato en Ciencias con 40 períodos académicos semanales en cada año; Bachillerato Técnico con 45 períodos académicos semanales en cada año.


















Bachillerato Técnico

Adicionalmente al estudio de las asignaturas del tronco común, en el Bachillerato los estudiantes recibirán una formación complementaria que, de acuerdo con sus intereses, puede ser en el área de ciencias o en el campo técnico, dando lugar a las opciones de Bachillerato en Ciencias y Técnico, respectivamente (artículo 43 de la Ley Orgánica de Educación Intercultural).
La oferta formativa en la opción de Bachillerato Técnico contempla carreras en áreas técnicas, artesanales, deportivas y artísticas, que entregan una preparación más especializada a los estudiantes para ingresar al mercado laboral o para desarrollar actividades de emprendimiento social o económico, además de permitirles el ingreso a cualquier carrera universitaria.
Esta oferta se desarrollará durante los tres años del Bachillerato, con una carga horaria semanal de 10 períodos en el primer año, 10 en el segundo y 25 en el tercero.

Malla: tronco común

Asignaturas de primer año de Bachillerato General Unificado

Los estudiantes que opten por el Bachillerato en Ciencias, además del tronco común, deben cumplir con 5 períodos académicos semanales de asignaturas definidas por la institución de acuerdo a su proyecto e identidad institucional.
En el caso de los estudiantes que opten por el Bachillerato Técnico, además del tronco común, deben cumplir con 10 períodos académicos semanales para desarrollar los módulos de formación técnica correspondientes a cualquiera de las figuras reconocidas por el Ministerio de Educación que sean ofertadas en la institución educativa.
 
Se aplica así el plan de estudios para las dos modalidades de Bachillerato: Bachillerato en Ciencias con 40 períodos académicos semanales en cada año; Bachillerato Técnico con 45 períodos académicos semanales en cada año.
Asignaturas de segundo año de Bachillerato General Unificado
 
Los estudiantes que opten por el Bachillerato en Ciencias, además del tronco común, deben cumplir con 5 períodos académicos semanales de asignaturas definidas por la institución de acuerdo a su proyecto e identidad institucional.
En el caso de los estudiantes que opten por el Bachillerato Técnico, además del tronco común, deben cumplir con 10 períodos académicos semanales para desarrollar los módulos de formación técnica correspondientes a cualquiera de las figuras reconocidas por el Ministerio de Educación que sean ofertadas en la institución educativa.
 
Se aplica así el plan de estudios para las dos modalidades de Bachillerato: Bachillerato en Ciencias con 40 períodos académicos semanales en cada año; Bachillerato Técnico con 45 períodos académicos semanales en cada año.
Asignaturas del tronco común de tercer año de Bachillerato General Unificado

Los estudiantes que opten por el Bachillerato en Ciencias, además del tronco común, deben cumplir con 5 períodos académicos semanales de asignaturas definidas por la institución de acuerdo a su proyecto e identidad institucional.
En el caso de los estudiantes que opten por el Bachillerato Técnico, además del tronco común, deben cumplir con 10 períodos académicos semanales para desarrollar los módulos de formación técnica correspondientes a cualquiera de las figuras reconocidas por el Ministerio de Educación que sean ofertadas en la institución educativa.
 
Se aplica así el plan de estudios para las dos modalidades de Bachillerato: Bachillerato en Ciencias con 40 períodos académicos semanales en cada año; Bachillerato Técnico con 45 períodos académicos semanales en cada año.

Diseño curricular
El currículo del componente de formación técnica del Bachillerato General Unificado se sustenta en un diseño curricular basado en competencias laborales, entendidas como “un conjunto de conocimientos y capacidades que permiten el ejercicio de la actividad profesional conforme a las exigencias de la producción y el empleo”. Este diseño es coherente con el asumido por el Ministerio de Educación para la construcción del currículo del tronco común, el cual está orientado al desarrollo de destrezas con criterios de desempeño.
El diseño curricular basado en competencias laborales partió del análisis de los procesos y subprocesos que se desarrollan en los diversos entornos laborales. Este estudio permitió identificar las competencias que debe evidenciar una persona para desempeñarse efectivamente en los entornos laborales y, a su vez, posibilitó la definición de las figuras profesionales.
La figura profesional (FIP) o perfil profesional por competencias constituye el elemento fundamental para orientar la formación técnica a las exigencias de los diferentes escenarios laborales y dotar a los contenidos curriculares de mayor funcionalidad; podría definirse como un catálogo descriptivo del ámbito de profesionalidad del técnico que se va a formar y contiene los siguientes elementos:
a)  Competencia general.- Describe de forma abreviada el cometido y las funciones esenciales del profesional.
b)  Unidad de competencia.- Es la competencia mínima acreditable y reconocible en el mercado laboral; se obtiene de la división de la competencia general de la figura profesional; debe ser identificable y reconocible en el mundo laboral como un conjunto de puestos de trabajo; debe tener una vigencia actual y proyección de futuro.
c)  Elementos de competencia.- Expresan, en términos de desempeño y de resultados, lo que una persona debe realizar y alcanzar y, por lo tanto, evidenciar en una situación de trabajo de un campo ocupacional determinado. Los elementos de competencia se obtienen del análisis funcional de las unidades de competencia.
d)  Criterios de realización.- Expresan, en términos de resultados, el nivel requerido del desempeño descrito por un elemento de competencia, para su cumplimiento satisfactorio. Cada criterio de realización define una característica del trabajo bien hecho.
e)  Especificación del campo ocupacional.- En este acápite se presenta información referida al contexto en el que se aplica cada unidad de competencia de una figura profesional. Así tenemos:
  • La información que se procesa y se genera, su naturaleza, tipo y soporte, y la normativa o reglamentación utilizada en el trabajo.
  • Detalle de las instalaciones, equipos y medios de producción utilizados.
  • Referencia de los procesos, métodos y procedimientos comúnmente aplicados.
  • Descripción de los resultados que se logran en el trabajo.
  • Identificación de las personas u organizaciones destinatarias del trabajo o servicio que se realiza.

f)   Capacidades fundamentales.- Describen el resultado deseado en el proceso de aprendizaje del estudiante, o sea, lo que el estudiante puede hacer con éxito al finalizar el estudio de un módulo formativo. 
g)  Conocimientos fundamentales.- Conjunto de conocimientos teórico-prácticos necesarios para la eficiente aplicación de las técnicas y métodos que conlleva el desarrollo de una actividad profesional.
Los currículos de formación técnica se diseñan a partir del análisis de la información extraída del mundo laboral (FIP), su interpretación profesional y la traducción a elementos curriculares.

Estructura curricular

El currículo del componente de formación técnica tiene una estructura modular, que es característica del diseño curricular basado en competencias laborales.
Los módulos formativos, como estructura curricular, integran y articulan los contenidos procedimentales, conceptuales y actitudinales vinculados a las competencias laborales consideradas en la figura profesional que corresponda, por lo que constituyen unidades formativas significativas que propician una formación técnica con valor y significado en el mundo del trabajo, lo cual, a su vez, amplía la posibilidad de que los bachilleres puedan integrarse al campo laboral o desarrollar emprendimientos de una manera eficiente.
La estructura básica de un módulo formativo está constituida por una serie de unidades de trabajo en las que aparecen cuatro elementos curriculares: objetivo, contenidos, actividades de enseñanza-aprendizaje y criterios de evaluación. Los módulos formativos pueden ser de varios tipos:
a) Módulos asociados a las unidades de competencia.- Integran los contenidos directamente asociados a las actividades profesionales de cada unidad de competencia de la correspondiente figura profesional.
Ejemplos: Gestión administrativa de compra-venta, Técnicas de corte de tejidos y pieles, Operaciones de proceso de leches de consumo, Diseño asistido por el ordenador (DAO).
b) Módulos de carácter básico o transversal.- Abarcan contenidos de carácter transversal, que no están asociados a una unidad de competencia específica, sino a toda la figura profesional.
Ejemplos: Higiene y seguridad en la industria alimentaria, Lengua extranjera aplicada, Electrotecnia, Historia del arte.
c) Módulo de formación y orientación laboral (FOL).- Es un módulo que está destinado a desarrollar aprendizajes que preparan a los bachilleres para la inserción al mundo del trabajo en áreas profesionales afines a su formación técnica.
d) Módulo de formación en centros de trabajo (FCT).El propósito de este módulo es brindar a los estudiantes un espacio de formación complementaria en escenarios reales de trabajo, relacionados con la figura profesional por la que hayan optado; por esta razón, propicia la realización de actividades formativo-productivas y el conocimiento de la organización empresarial por parte de los estudiantes.
Para el desarrollo de este módulo, es necesario que la institución educativa gestione una relación favorable con empresas o instituciones de su entorno que puedan colaborar en este proceso.

Instrumentos curriculares

El Ministerio de Educación, con el propósito de concretar la oferta formativa técnica del BGU, ha desarrollado varios eventos de análisis, reorganización y adecuación curricular, en todas las ofertas que actualmente integran la opción de Bachillerato Técnico, conforme lo establece el artículo 43, literal b, de la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI).
Este proceso se ha realizado con la participación de docentes especialistas de instituciones educativas que vienen ofertando Bachillerato Técnico, que son quienes conocen y manejan dichos currículos. De esta manera, se ha logrado concretar una oferta formativa en consenso para las áreas técnicas y artísticas, faltando la definición de la oferta formativa para las áreas artesanales y deportivas.
La oferta formativa técnica contará con los siguientes instrumentos curriculares que el Ministerio de Educación pondrá al alcance de las instituciones educativas:
a)  La figura profesional (FIP).- La FIP es la que da identidad a cada oferta formativa técnica, por lo que su denominación constará en la titulación del Bachillerato.
b)  El enunciado general del currículo (EGC).- Se encuentran identificados los objetivos general y específicos del currículo, y los módulos formativos con su denominación, objetivo, contenidos generales y el tiempo estimado de duración.
c)  El desarrollo curricular (DC).- Contiene la estructura detallada de los módulos formativos y es parte del currículo normativo de nivel macro; facilita el trabajo de microplanificación curricular que debe realizarse en las instituciones educativas con la participación directa de los docentes de las áreas técnicas.

Organización curricular

Los módulos de formación técnica se desarrollarán en los 3 años del BGU, en los tiempos establecidos dentro de su estructura; esto es, 10 períodos en el primer año, 10 en el segundo y 25 en el tercero.
Para la distribución de los módulos en los 3 años del Bachillerato, se ha realizado un análisis pormenorizado de cada uno de ellos y se ha determinado, con criterio didáctico y en consenso, su secuenciación y carga horaria semanal. En los casos en que los módulos deban desarrollarse en más de un año de estudio, se ha procurado que cada una de las partes en que se dividen mantenga las características de la estructura modular, esto es, ser una unidad formativa integral a fin de no desarticular el enfoque de la formación por competencias.
Por la estructura que tiene el BGU y el tiempo disponible para la formación técnica, se ha previsto desarrollar el módulo de FCT en horario extra, preferiblemente en las vacaciones entre el segundo y tercer años de Bachillerato. Su duración es de 160 horas, equivalente a 4 semanas de trabajo en una empresa o institución colaboradora.
Para determinar las cargas horarias asignadas a cada módulo formativo y el tiempo total destinado para su desarrollo, se estableció como parámetro de cálculo que en el primero y segundo años se contará con 35 semanas efectivas de actividades de enseñanza-aprendizaje, mientras que el tercer año tendrá 33 semanas.
Las 5 semanas que no se consideran en el primero y segundo años corresponden al tiempo destinado a exámenes e imprevistos, mientras que en el tercer año, además de estas 5 semanas, se descuentan 2 semanas que estarán destinadas al desarrollo del proyecto de grado.
Con estas consideraciones se tiene que el tiempo destinado a la formación técnica es de 350 períodos en el primer año de Bachillerato, 350 en el segundo año y 825 en el tercero, dando un total de 1 525 períodos de clases en la institución educativa. A este tiempo se añade el tiempo destinado a las prácticas en la empresa o institución colaboradora, mediante el desarrollo del módulo de FCT.
Desarrollo de módulos formativos
Los módulos formativos tienen diferentes requerimientos de carácter didáctico, que dependen de su complejidad, extensión y características propias de la formación técnica que abarcan. Según estos requerimientos, los módulos formativos pueden ser asumidos por uno o más profesores, lo cual también depende de los recursos con que cuenta la institución educativa (profesores, espacios educativos equipados, etc.).
Para el desarrollo de los módulos formativos a nivel de aula, se deben dividir las unidades de trabajo en actividades de enseñanza-aprendizaje, manteniendo siempre el enfoque de la competencia. El conjunto de actividades de enseñanza-aprendizaje planificadas equivale a la programación microcurricular del módulo que corresponda.
Como casos que requieren un tratamiento particular se deben anotar los siguientes módulos:
  • Módulo de Dibujo Técnico Aplicado.- Abarca contenidos relacionados con las aplicaciones gráficas que se realizan en cada opción de formación técnica.
  • Módulo de Formación y Orientación Laboral (FOL).- Este módulo es de carácter transversal para todas las opciones de formación técnica; su objetivo es preparar al estudiante para su transición hacia el campo laboral.
  • Módulo de Formación en Centros de Trabajo (FCT).- Es un módulo común para todas las opciones de Bachillerato Técnico y debe ser desarrollado por las instituciones educativas. Será necesario programarlo considerando la disponibilidad de empresas o instituciones colaboradoras, así como la apertura que estas den para acordar el plan formativo que han de desarrollar los estudiantes. Este módulo de formación complementaria es de cumplimiento obligatorio por parte de los estudiantes.
El módulo de FCT tiene una duración de 160 horas reloj, equivalente a un mes de prácticas (4 semanas) en la empresa o institución colaboradora, en el horario normal de trabajo que ellas tienen. Se realiza en horario extra y se recomienda que este se desarrolle en el período vacacional entre el segundo y tercer años. Sin embargo, la institución educativa puede programar su desarrollo de manera diferenciada, en función de las particularidades de su oferta formativa técnica.
Implementación curricular
Nos referimos a las actividades de enseñanza-aprendizaje (nivel microcurricular) que pueden ser desarrolladas en el aula, laboratorio, taller, granja u otro espacio educativo. Como ya se ha anotado, el currículo del componente de formación técnica tiene un diseño basado en competencias laborales, por lo que su desarrollo a nivel microcurricular debe también mantener este enfoque.
Para ello, es necesario que las actividades de enseñanza-aprendizaje consideren desempeños que estén directamente relacionadas con los elementos de competencia de la figura profesional que corresponda, y que los métodos y técnicas utilizados propicien que los estudiantes sean protagonistas de su aprendizaje y logren un desarrollo armónico en las tres dimensiones que caracterizan a la competencia laboral: conocimiento, habilidad y actitud. 
Proyecto de grado.- Está concebido como un trabajo integral que permite tener evidencias de la competencia alcanzada por los estudiantes en el componente de formación técnica. Para su ejecución se han previsto 80 horas (2 semanas) al finalizar el tercer año de Bachillerato.
Debido a las particularidades que tienen las diferentes opciones de formación técnica, es posible que en algunos casos el proyecto de grado se inicie con anterioridad, para que en las 2 semanas establecidas para ello se concluya y se realice la debida presentación y sustentación. En todo caso, la institución educativa debe programar su ejecución considerando estas particularidades, y hacerla constar en el proyecto curricular institucional.
Los proyectos de grado pueden ser de diferente naturaleza, pero se pueden identificar como los siguientes:
  • Realización de un trabajo práctico con su correspondiente soporte técnico (marco teórico, cálculos, dibujos o planos, informe técnico, etc., según sea el caso).
  • Desarrollo de un proyecto productivo o emprendimiento, también con su respectivo soporte técnico.


  • Elaboración de un plan de negocio relacionado con la figura profesional estudiada, con los diferentes acápites que este debe contener (objetivo, descripción del mercado, flujo de producción, costos de producción, etc.).
En todos los casos se requerirá de la orientación y asesoramiento por parte de los docentes de las diferentes áreas, pero principalmente de las áreas técnicas y de Emprendimiento y Gestión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada